¿Es sensato incorporar la acupuntura como recurso terapéutico de ANSalud?

La acupuntura es un antiguo sistema chino para diagnosticar y tratar diversas enfermedades y dolores comunes. Considera la enfermedad como desbalances del flujo de la energía en una red de meridianos corporales. De donde, para recuperar la salud es preciso restituir el balance. El tratamiento consiste en la inserción de 5 a 20 finas agujas en la piel y tejidos subyacentes en puntos específicos en dichos canales. El fenómeno de la acupuntura ha cautivado la atención y el interés de científicos de diversas disciplinas: anatomistas, fisiólogos, farmacólogos y clínicos, cuyo esfuerzo conjugado, en un plazo relativamente breve, ha ayudado a comprender muchos de los procesos neuroanatómicos y neuroquímicos que fundamentan el empleo de esta modalidad terapéutica en la actualidad. En Occidente, como era de esperarse, la práctica de la acupuntura ha sufrido un proceso de cambios y adaptación, de estudio y experimentación. Y se han despejando algunas incógnitas que facilitan comprender racionalmente importantes particularidades. Y mirarla desde una óptica anatómica y fisiológica moderna, con base en ideas y conceptos occidentales, como una forma estímulo-terapia tegumentaria capaz de movilizar variados mecanismos y procesos autocurativos del cuerpo.

Desde la perspectiva neurobiológica se pueden establecer algunas analogías entre algunos aspectos de la antigua visión de la acupuntura y ciertos atributos de la medicina actual. Cabe destacar la apreciación intuitiva de los sabios chinos referida a la eventual correlación de zonas o sitios cutáneos con ciertos órganos y estructuras somáticas. Curiosamente, ciertos rasgos de la arquitectura y la neurofisiología de los reflejos corporales parecen sustentar dicha conexión. Sobre todo, la interrelación entre ciertos reflejos primitivos, elementales: viscerosomáticos, viscerocutáneos y los reflejos cuti-viscerales y cuti-somáticos) con el funcionamiento normal (o la desregulación) de los órganos y sistemas del organismo de los vertebrados superiores. Lo cual dio lugar al interesante ámbito de la acupuntura veterinaria. En otra entrega abordaremos este y otros temas fascinantes, que concitan nuestro respeto por la antigua protociencia oriental y la dialéctica taoísta.

La acupuntura y las técnicas conexas, como la estimulación nerviosa transcutánea eléctrica (TENS en siglas inglesas), y la percutánea (electro-acupuntura); la auriculoterapia o acupuntura de la oreja, la terapia neural, el masaje, y otras, constituyen formas de estimulación sensorial periférica. La perturbación física: mecánica, punturas, masajes, frio-calor; eléctrica, química, biológicas, activa un conjunto de estructuras, mecanismos y procesos prexistentes en el cuerpo. Y por vía refleja desencadenan reacciones propias de las unidades estimulo-respuesta presentes en el sitio de la estimulación. Es decir, la respuesta dependerá de la estructura y la función de los tejidos y de los componentes somáticos y viscerales y de su respectiva inervación. Después de la 30ª semana del desarrollo embrionario cada conjunto de elementos viscerales, somáticos, nerviosos y cutáneos cuya inervación proviene de un segmento medular común, comparten el mismo nervio raquídeo En consecuencia, funcionan como una unidad irreducible a la suma de sus partes o propiedades emergentes (Bossy J… Neuro anatomie..). En otras palabras, la perturbación (normal o patológica) de determinado componente—nervioso, vascular, visceral, inmunitario, muscular, osteo-articular y cutáneo, excita receptores sensoriales de la piel y el musculo, y activará varios arcos reflejos primitivos en un segmento medular dado. Los cuales repercuten en los otros elementos segmentarios cuya inervación común ce centra en dicho segmento raquideo. Así, las disfunciones agudas o crónicas, funcionales u orgánicas en una víscera, un nervio raquídeo, o un componente del sistema locomotor, tienen también una manifestación en un sitio relativamente específica en la superficie cutánea; en algún lugar de la banda cutánea (dermatomo) inervada por el nervio y el segmento medular común. Indudablemente, este hecho, conocido desde mediados del siglo XIX en occidente, entraña un importantísimo valor diagnóstico. Por ejemplo, el barrido de la piel mediante un pellizcado normalmente indoloro en la zona enferma puede detectar un sitio hipersensible que delata un sufrimiento nervioso, visceral o somático. De igual manera, la estimulación sensorial periférica apropiada aplicada en ese lugar de la piel, o dentro del dermatomo correspondiente, tendrá un notable efecto terapéutico, a menudo inmediato. Dado que induce en el mismo segmento medular otro tipo de reflejos análogos que contrarrestan los reflejos patológicos precitados. Este es groso modo un conjunto de mecanismos básicos de la acupuntura y, claro está, de una porción de las terapias afines.

Indicaciones de la acupuntura y afines

En virtud del sustrato reflejo subyacente tanto en la fisiopatología de las afecciones benignas comunes, como en los síntomas, por un lado. E, igualmente, en el proceso diagnóstico cuanto el terapéutico, por el otro, podemos englobar la acupuntura y las terapias conexas bajo el término reflexoterapias.

Las reflexoterapias en general resultan sumamente efectivas como tratamiento de primera línea para la mayor parte de las afecciones benignas comunes, indoloras—asma, rinitis, alergias, acufenos, mareos, dispepsia, constipación, insomnio, ansiedad, estados depresivos, adicciones, entre otros. Son igualmente útiles para tratar las afecciones dolorosas benignas comunes, agudas y crónicas. Al igual que en el abordaje complementarios de los traumatismos simples, y las infecciones agudas y crónicas no complicadas. En este ámbito, se han acumulado incontables estudios clínicos aleatorios y numerosos meta-análisis. En un futuro próximo abordaré diversas facetas de estos instrumentos; así como también revisaremos las evidencias crecientes que sustentan su condición de recursos válido también para enriquecer la medicina de nuestro tiempo.

La acupuntura ganó inusitada preeminencia por meros gajes del pragmatismo político y la diplomacia del pingpong entre los presidentes Richard Nixon y Mao Zedong en los albores de los setentas del siglo pasado. Rápidamente ganó popularidad. Lo cual facilitó tanto su práctica privada y como su investigación clínica y experimental que se expandieron exponencialmente en EEUU y el mundo occidental (1). Desde entonces, se ha acumulado abundante información sobre sus mecanismos de acción. Los que permiten entender o explicar en términos neurobiológicos contemporáneos una parte de los procesos generados por las punturas en diversos sitios corporales, (2-4). Se ha establecido tanto la diversidad y la magnitud de sus efectos tisulares cuanto su capacidad de modular diversos circuitos del sistema nervioso central, y su acción reguladora en los sistemas neurovegetativo (5, 6), el ritmo sueño-vigilia. (7, 8); y del estado psicoafectivo (9, 10); así como de los ejes neuroendocrino (11), neuroinmunitario (12-14), psicoafectivo (15, 16); las redes homeostáticas (16-19) y en los mecanismos facilitadores e inhibidores de los corporales (20-21). Por otra parte, se han generado evidencias clínicas confiables. Cimentadas en incontables estudios controlados aleatorios y robustos meta-análisis. Cuyos datos sugieren que la acupuntura, la electro estimulación percutánea (electro acupuntura) y la electro estimulación transcutánea (TENS), poseen una eficacia superior al placebo para el tratamiento del dolor crónico (22). De igual modo, su efectividad ha resultado superior o equivalente a diversas intervenciones, v.gr., poderosos medicamentos de bien establecida eficacia, la no intervención (lista de espera para la entrada a lo estudios clínicos comparativos con falsa acupuntura. (23-25). Además, la acupuntura ha resultado costo-efectiva (26) y con mínimos efectos adversos (28); los que rara vez revisten gravedad (27, 29). Por lo tanto, sería necesario y prudente minimizar su ocurrencia. Por ejemplo, parece aconsejable reservar la práctica de la acupuntura a los médicos debidamente entrenados (30, 31).

Frente al dolor crónico, la acupuntura ha cobrado relevancia en los círculos especializados y suma popularidad entre los pacientes. Es sumamente significativo que la prestigiosa revista de divulgación científica estadounidense Scientific American Mind dedicara una edición especial al escabroso tema del dolor crónico en Estados Unidos. (Rethinking relief, Special Report, Sci American, June-July 2017). En la cual se coloca la acupuntura al lado de la terapia cognitiva-conductual, yoga, meditación mindfulness y el biofeedback como procedimientos que pueden ayudar a los pacientes con dolor crónico. Se piensa que “dichas tecnicas cambian la relación del sujeto con el dolor mas que reducir la intensidad de la sensación física”.

La acupuntura para pacientes con dolor crónico (DC) y síndromes asociados

Si el dolor persiste mas de seis meses deviene en DC. Lo que entraña una falla en los mecanismos analgésicos corporales y pasa a ser una condición sistémica que afecta “el pensamiento, la emoción, la atención, el sueño, la memoria y las interacciones sociales del enfermo, y se asocia con mayores tasas de mortalidad” (30). La acupuntura constituye un sistema holista de medicina cerebro-mente-cuerpo. Considera la integralidad del enfermo y diagnostica y atiende sus síntomas corporales y mentales simultáneamente. Y actúa sobre diversas aristas de la profunda repercusión del dolor en la integridad—somática, psicoafectiva y el estado general de la persona como un todo. Y se ha posicionado como opción válida junto con otras terapias alternativa-complementarias (TACs) como la meditación (atención plena) y la terapia cognitiva conductual (30), como parte medular en el contexto de una estrategia integradora multimodal indispensable para afrontar satisfactoriamente el grave flagelo del dolor crónico, que prácticamente ha devenido en endemia global.

Síndromes dolorosos susceptibles de resolución con acupuntura

La acupuntura es una terapia efectiva y segura para diversas patologías dolorosas comunes, agudas y crónicas del sistema musculo-esquelético de origen postraumático, ortopédico, miofascial y neuropático, inclusive en animales[1]. La Tabla 1 presenta alrededor de una decena de síndromes recurrentes o crónicos. Los cuales, conjunta y separadamente, constituyen ‘primeras causas’ de consulta, de ausentismo laboral y de retiro prematuro por dolor crónicos. Dada su elevada frecuencia, recurrencia, cronicidad y su carácter debilitante, constituyen una pesada carga para el enfermo y su familia; para las economías y los sistemas de salud de sus respectivos países. La prevalencia del dolor crónico en la población general fluctúa de acuerdo al género y a la edad y predomina en el sexo femenino y los adultos mayores de 65 años.  Por debajo de ese rango se sitúa en Latinoamérica entre el 9% y 30%.

Tabla 1. Síndromes Dolorosos Tratables con Acupuntura Según la M.B.E. (32)

  1. Dolor de cabeza, migraña y neuralgias orofaciales (salvo las de origen intracraneal: ≈ 3%).
  2. Dolor cervical y neuralgia braquial; artralgias, mialgias y tendinitis del miembro superior
  3. Dorsalgia, dolor intercostal; dolor pélvico, ilio-inguinal y pubalgia de origen dorso-lumbar
  4. Dolor lumbar y ciática; artralgias, mialgias y tendinitis del miembro inferior.
  5. Síndromes asociados y/o agravantes: Insomnio, ansiedad, depresión; mareo o vértigo posicional benigno y tinnitus (acufenos) de origen cervical.

REFERENCIAS 

  1. Ma Y, Dong M, Zhou K, Mita C, Liu J, Wayne PM. Publication Trends in Acupuncture Research: A 20-Year Bibliometric Analysis Based on PubMed. PLoS One. 2016 Dec 14;11(12):e0168123. doi: 10.1371/journal.pone.0168123. eCollection 2016.
  1. Vickers AJ. Can acupuncture have specific effects on health? A systematic review of acupuncture antiemesis trials. J R Soc Med 1996; 89:303–11.
  1. Sánchez Araujo M. Acupuntura: mecanismos básicos. Gac Méd Caracas 1996;104(4):378-389.
  1. Jaung-Geng Lin JG, and Wei-Liang Che WL. Acupuncture Analgesia: A Review of Its Mechanisms of Actions Am J Chinese Med. 2008; 36: 635–645.
  1. Zhang R, Lao L, Ren K, and  Brian M. Berman Mechanisms of Acupuncture-Electroacupuncture on Persistent Pain. Anesthesiology. 2014; 120: 482–503.
  1. Li QQ, et al. Acupuncture Effect and Central Autonomic Regulation. Evid-Based Compl Alternat Med. 2013: 267959. doi: 1155/2013/267959
  1. Spence DW, et al.Acupuncture increases nocturnal melatonin secretion and reduces insomnia and anxiety: a preliminary report. J Neuropsychiatry Clin Neurosci 2004; 16: 19-28.
  1. Kalavapalli R, and Singareddy R.Role of acupuncture in the treatment of insomnia: a comprehensive review. Complement Ther Clin Pract Role of acupuncture in the treatment of insomnia: a comprehensive review. Complement Ther Clin Pract 2007; 13: 184-193.
  1. Huijuan Cao, et al. Acupuncture for Treatment of Insomnia: A Systematic Review of Randomized Controlled Trials J Altern Complement Med. 2009; 15: 1171–1186.
  1. van der Watt G, Laugharne J, Janca A Complementary and alternative medicine in the treatment of anxiety and depression. Curr Opin Psychiatry 2008; 21: 37-42.
  1. Wang S, et al. Acupuncture Relieves the Excessive Excitation of Hypothalamic-Pituitary-Adrenal Cortex Axis Function and Correlates with the Regulatory Mechanism of GR, CRH, and ACTHR. Evid-Based Compl Altern Med Vol 2014 (2014), Article ID 495379, 9 pages http://dx.doi.org/10.1155/2014/495379
  1. Mori H. Unique immunomodulation by electro-acupuncture in humans possibly via stimulation of the autonomic nervous system. Neurosci Letters. 2002; 20:1-24.
  1. Walling A. Therapeutic modulation of the psychoneuroimmune system by medical acupuncture creates enhanced feelings of well-being. J Am Assoc Nurse Pract. 2006;18: 135–143.
  1. Liang F. et al. Acupuncture and Immunity. Evid Based Complement Alternat Med. 2015; 2015: 260620. Published online 2015 Aug 5. doi:  1155/2015/260620).
  1. Feinstein, D. (2012). Acupoint stimulation in treating psychological disorders: Evidence of efficacy. Review of General Psychology, 16, 364-380. doi:10.1037/a0028602.
  1. Kawakita K, and Okada Acupuncture therapy: mechanism of action, efficacy, and safety: a potential intervention for psychogenic disorders? Biopsychosoc Med. 2014; 8: 4. Published online 2014 Jan 20. doi:  10.1186/1751-0759-8-4 PMCID: PMC3996195
  1. Zijlstra FJ.et al. Anti-inflammatory actions of acupuncture. Mediator Inflamm 2003; 12:59-69.
  1. YangJ-W. et al.  The Holistic Effects of Acupuncture Treatment. Evidence-Based Compl Altern Med. 2014. Article ID 739708, 10 pages. http://dx.doi.org/10.1155/2014/739708.
  1. Goldman N, Takano T, Benjamin T. Kress BT, and Nedergaard M. Chapter 20: The Role of Acupuncture in Nociception Homeostasis. In Boison D. and Susan A. Masino (Editors) Homeostatic Control of Brain Function. New York: Oxford University Press, 2015; 341-352
  1. Zhao ZQ. Neural mechanism underlying acupuncture analgesia. Prog Neurobiol. 2008;85:355-75.
  1. https://www.amandacrawshaw.co.uk/pdf/chronic_pain_acupuncture_bacc.pdf).
  1. Vickers AJ, Cronin AM, Maschino AC, et al. Acupuncture for chronic pain: individual patient data meta- analysis. Arch Intern Med 2012;172:1444–53.
  1. Lau WK, Lau YM, Zhang HQ, Wong SC, Bian ZX. Electroacupuncture versus celecoxib for neuropathic pain in rat SNL model. 2010 Oct 13;170(2):655-61.
  1. Musial F1,et al. The effect of electroacupuncture and tramadol on experimental tourniquet pain. Acupunct Med. 2012 ;30:21-6.
  1. Kim SY1,Lee HChae YPark HJLee H.A Systematic review of cost-effectiveness analyses alongside randomised controlled trials of acupuncture. Acupunct Med. 2012;30 :273-85.
  1. Macpherson H, Maschino AC, Lewith G, et al. Characteristics of acupuncture treatment associated with outcome: an individual patient meta-analysis of 17,922 patients with chronic pain in randomised controlled trials. PLoS One 2013;8:e77438. doi:10.1371/journal.pone.0077438.
  1. Junhua Zhang, Hongcai Shang, Xiumei Gao & Edzard Ernst Acupuncture-related adverse events: a systematic review of the Chinese literature. Bulletin of the World Health Organization 2010;88:915-921C. doi: 10.2471/BLT.10.076737.
  1. Karavis MY. Acupuncture-induced haemothorax: a rare iatrogenic complication of acupuncture. Acupunct Med.2015; 33:237-41.
  1. Chan MWC. Safety of Acupuncture: Overview of Systematic Reviews. Sci Rep.2017 Jun 13;7(1):3369. doi: 10.1038/s41598-017-03272-0.
  1. Jennifer Abbasi As Opioid Epidemic Rages, Complementary Health Approaches to Pain Gain Traction. JAMA.2016;316(22):2343-2344. doi:10.1001/jama.2016.15029
  1. Sutherland S. Sci American Mind June/July 2017 pp. 29-35
  1. WHO Official position Evidence Based Acupuncture.

http://www.evidencebasedacupuncture.org/who-official-position/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Viejo Arroyo Hondo, Calle F, Nº 3, Santo Domingo, RD.

LLámanos al:

LLámanos al:

+1-809-850-9539

Escribe al email:

Escribe al email:

ansalud2016@gmail.com

Citas Online

Citas Online

¡Reservar ahora!

¿Tienes alguna consulta? Hablemos por Whatsapp